Google

This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct

to make the world's books discoverablc onlinc.

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover.

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the

publisher to a library and finally to you.

Usage guidelines

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. We also ask that you:

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for personal, non-commercial purposes.

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the use of public domain materials for these purposes and may be able to help.

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find additional materials through Google Book Search. Please do not remove it.

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe.

About Google Book Search

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web

at|http: //books. google .com/l

Google

Acerca de este libro

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como

tesümonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.

Normas de uso

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. Asimismo, le pedimos que:

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares: como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales.

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos propósitos y seguro que podremos ayudarle.

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine.

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de que todo lo que hace es legal. No por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de autor puede ser muy grave.

Acerca de la Búsqueda de libros de Google

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página|http : / /books . google . com|

e I

3-7 ~7. I á

e4^ár ¿fe. tíléí^í' mnn^ j9¿t4¿Síí

&

LOS DOS TRATADOS

DEL PAPA , I DE LA MISA.

ESCRITOS

POR CIPRIANO D. T4LERÁ;

I POR ÉL PUBLICADOS

PRIMERO EL A. 1588, LUEGO EL A. 1599:

I

AHORA FIELMENTE REIMPRESOS.

« Totiui injuitilic nulla capiti- 1iore«t, quam eonim, qui cura máxime fallunt , Id agiint, ut Tlri bODi esse videantur. »

ClC, de Offie.j Lib. I, cap xili.

Año de MDCCCLI.

/:.

OBRAS ANTIGUAS

DE LOS

ESPAÑOLES REFORMADOS.

TOMO

ZL

1 fPERDINANDO DR TKXEDA] Carrascon. 1G33.

2 JUAN PÉREZ : Epístola Consolatoria. 1.560.

3 JUAN PÉREZ ? Imajen del Antecristo i Carta

a Felipe II. 1558.

4 JUAN DE VALDES. Dos Diálogos : Mercurio

i Carón. Lactantio i el Arcediano. 1528?

5 RAIMUNDO GONZÁLEZ DE MONTES : Artes

de la Inquisizion Española. 1567.

6 CIPRIANO D VALERA : Los dos Tratados

del Papa, i de la Misa. 1VJ9.

jjí año de í 588 dio á luz Cipriano D. Va- lera, el prcscDle volumen. Ahí pongo la Portada i los raros, i oscuros versos, al respaldo, que enlonzes prefijó á su libro. Reimprimo los versos, porque (al vez en ellos , haya alguna noiizia encubierta, azerca de la Obra i de su Autor. El volu- men . en 8.' español , lienc 4-88 pajinas , i cada una de estas , 3( renglones. Además tiene ocho hojas al prinzipio , i cuatro al Gn. 1 es notable, que la fecha puesta al lia del Prólogo de 1 5 de Junio de 1 S88, se dejó intacta en la 2.* Edizion , que es nii oríjinal. Gn la «Typographbs deJ. John— son, 1824, 2 vol., no apareze en el Indi- ze de los impresores ingleses, el nombre de Amoldo HatGldo. Al hablardcestaBdi- zion del a. 1588, dize un erudito franzés:

Cetle ediiion csi I origínale de ce Livre,

quí est rare, el recberché des curieux.

el OD fail peu de cas de la reimpression quí en parut en 1599 parce qu' eílt; est

chatrée. a La exactitud i el aplomo do

un literato franzés , son siempre inimita- bles. La mejor ^ i mas completa Edizion, es la del a. 1699. 1 lejos de haber suprimido en ella, nada de la anterior ; Valera aña- dió todos aquUos argumentos de autoridad, que habia notado en los libros moderóos publicados dentro i fuera de España , en el intervalo de los onze años que media- ron de una Edizion á otra. Esto apareze claro , de las zitas i acotaziones repetidas, que haze en su 2/ Edizion, de la Silva de Pedro Hejia, de la Monarquía Eclesiástica de Pineda , i otros libros. En la Edizion del a. de 1588, que el bibliógrafo franzés llama/a<^'fiia/, i la buscada^ faltan mn* chas cosas que Valera añadió en la de 4599. Las Notas al fin de este velamen demuestran mi aserto. I aseguro al lec- tor, que esta mi Edizion es tan completa; que contiene aun los versos del respaldo á la primer Portada , única casa que su- primió Valera en so 2.' Edizion. Esta, se- gún la Portada , se imprimió en casa de Ricardo del Campo. Ese es el nombre es- pañolizado de Richard Field, un conozido impresor en Londres, sozesor i yerno del impresor llamado Vautrollier, que fué per- seguido por haber impreso el Jordán us Brunus , « Degti Heroici Furari. Ricar-

do Fielil , imprimió otros libros españoles, cuya reimpresión es interesante , por mas de ua conzepto.

En la que ahora presento de Los Dos IkiTUtos . sigo escrupulosamente , la que e sirve de orijinal. Cada pajina de la Bdizion del 1699 se hallará aqui reimpr^- i «a en laquecbrresponile. Seiszienlasdiez r.pájinas tiene el antiguo volumen , fuera de bs dos Tablas , Prólogo , ¿ Indize. Las L mismas 610p. tiene esta reimpresión. Asi, 1 que quiera, puede confrontarlas con fa- iSidad. Las pajinas de la antigua, son las "b la presente . La ortografía solamente , va moderniza- [ da aqui , no las vozes. Asi el lector ob- l Mrvará , que se conservan los antiguos vocablos: añidir, añidireis. cañéis, co~ noKan, convenieron, convenio, diminui- réis, defunto, emplastro, imájiítes, insian- tia, por comparazion, mendiganles , pla- M, por plazca , probeta , prostados, san- áfieatTite, vejisima: i oíros varios. I como los que lean este volumen , conozerán ya las demás obras cuya reimpresión me ocu- pó en los años anteriores , dejo de repetir aquella clase de advertenzías jenerales, que bize en ellos , i que ion aplicables á esta reimpresión.

parendos. Ahora piensan hasta los mora- dores de pueblos miserables , i lo que piensan es el resaltado de lo que saben ver. Luego diré yo , cómo lo que vi , au- toriza lo que en Valora he leido.

Que los tf Dos Tratados » , enseñaron , i consolaron á vezes; es fázil demostrarlo. Al libro de Valora conGesa deber doctri- na , i consuelo , el catalán Juan de Ni— cholas i Sacharles : i el otro infeliz arago- nés D. Antonio Gavin; se muestra también reconozido á la produczion de Valora. Ni son solo españoles , los que se prendaron de nuestro Autor. Tradujéronle á sus na- tivas lenguas varios estranjeros. En inglés hai dos traducziones distintas, que justifi* can mi aserto. El a. de 1 600, se imprimió en Londres la de Juan Golburne , en un vol. i.*, de 558 pájs. El traductor, debió rezibir descanso i solaz con la versión, puesto que la hizo , cuando estaba preso. La dedicó al Lord Guarda-sellos Sir Tho- mas Egerton , i al fin de la dedicatoria se halla asi la fecha : « Fteete my miseraóte prison this 24 of October 1600. » I lle- vaba ya seis años de cárzel : porque en la Librería del Museo Británico, existe una humildísima carta suya, pidiendo libertad, dinjida al Lord Burghly, con la fecha de

I

Fleete 41 de Junio de 1594*. La versión de Golburne , hecha por supuesto, de la i: Edinon de Valora , es muí fiel. En la páj. 438. inserta unaadizion, qiiodislin- goe cuidadosamnnie (leí texto: pero que pudo muí bien haberla rezibido, del inis- mo Valera. Véanse las NoUis. Después de Golbunie, J. Savage publicó su Iraduc-

. tion , hecha . dize él en la Porlada . fiel- Mente de la Segunda i mejor Edizion del Oríjinal. Su tidelidad podia haber sido mayor; pues haze muchas adiziones , que DO distingue del lexlo de Valera, i aun ■Iguna que otra supresión , que tampoco nota. El libro de Savage se pubicó en Lon- dres el a. de Í704. i es un vol. en 4." es- pañol de 488 pajinas. En Madrid lie visto nn ejemplar de esto libro. El traductor no debió conoxer la traslazion de Golbnrne. A lo menos no la menziona. Pero esta 2.* Teraion. prueba elsoatenidoaprezioquese ha hecho de la obra de nuestro Valera, en un país como Inglaterra, quizá demasiado rico en este jénero de literatura.

I Ahora: la verazidad ¡ verdades conle-

* Debo esta ootízía ú B. B. Wirren , que po- see un ejemplar de )a trad. de Golburne, hoi libro tan raro como el orijmal español de los Dos Tra- tailM.

nidas en los Dos Tratados , reziben para mi toda su autoridad , de lo mismo que yo he visto. Habitando por varios años, aquella aflijida i desgobernada parte de Italia que llaman Estados Ponii/Unos, du- rante los pontificados de León XII, Pió VIII, ¡Gregorio XVI. Visitando á Roma en cua- tro ocasiones distintas; yo he visto clara- mente los frutos ponzoñosos que produze el árbol de la idolatría, i todos los diver- sos tósigos que de él se sacan. El Papa es el Dios único , real i efectivo, permitido á aquellos habitadores : i al mismo tiempo, el Gobierno á cuya cabeza se halla este Papa, que se denomina él mismo, Ficario de Cristo ; es el azote mas duro que pue- de aflijir á un Pueblo. Mientras el Papa, i los Cardenales , que son la almáziga de Papas , i los Prelados , i el avispero de je- suítas , que dominan á cuantos engañan; viven en aquellos Estados , con tan per- fecto olvido de la lei de igualdad i de amor, que hasta exijen culto i adorazion; el resto de sus habitadores está de suerte abatido , consumido i degradado; que se arrodillan , i besan el suelo , desnudos , i mazilentos por el hambre, cuando ese em- blema de asolazion , llamado Papa , se asoma al balcón de alguno de sus Palazios;

I

I

Q envuelto en sedas i pedrería , se liaze condnzir en andas por los templos ; ó pasa rápido en sus coches, á gozar de las fres- cas, i encantadas soledades de sus vastas i magnificas Quintas. To he visto esa al- tanería , i esa degradazion en la Roma de los Pa[}as , i en las tierras (jue llaman su Pairímunio: i be visto ambas cosas tan desenvueltas en todos sus efectos, t[ue bien podría corroborar con adiziones de doble volumen, todas las pajinas deValera. To no ignoro, que hombres de respetada ¡nslmczion, como Conslanlino Tischen- dorf , se atreven hoi á impnmir el Test*- HBifTO Ndevo, dirijiéndole á la Piadosa Memoria de Gregorio XVI. Yo no niego, que pudiese mui bien Mauro Cappellari, mostrar personal amistad i bcncvolcnzia, á los Doctores Teólogos que le besasen la cruz del zapato. Pero cuando recuerdo, que el Piadoso Gregorio , dominó á sus pueblos como rei tirano , fomentó la guer- ra zivil de España, durante seis años, i trató á la vez como Reyes de la Penínsu- la , á Isabel II i á su jesuUico lio ; cuando recuerdo, cómo desollaba á sus malaven- turados subditos, para pagar á las aus- tríacas huestes las invasiones que se le antojaba hiziesen en los Estados EclesidS'

ticos: cuando , que se creia infalible^ porque se llamaba Soberano lejitimo *\ la memoria del Piadoso Gregorio, no puede quitar en mi el conzepio de la fuer* za, i de la zerteza del libro de Valora. To no trato de examinar, si los prozederes de Gregorio XVI dimanaron de causas ajenas á su voluntad i á su corazón. Ni le traté, ni le hablé nunca : i no le juzgo. Digo si: que en sus prozederes de Prinzipe , i do Pontifize (según la época en que lo fué), se condujo como todos los Papas que des- cribe Valera : i no como diszipulo de Aquel que dijo : que su reinado no era de este mundo. Pruebas de esto , es cosa bien tri- vial el presentarlas, si se requiriesen.

Que después de Gregorio XVI , el Papa- do observe la misma via , i los Papas no la abandonen; lo muestra, desde el primer punto de su elevazion , el reinante Pío IX. Este Soberano , que como todos sus an— iezesores , se llama Siervo de los siervos del Señor ^ cuando en Junio del a. 4849 estaba en Gaeta , mientras por compla-

* El Papa Gregorio XVI , en la Obra que es- cribió cuando solo era Mauro Gapellarí , deduze asi la ínfalibUidad del Papa : il Papa é Sovra- no legitimo. Dunque é infaUibiU, » Estt obra está tradozida al español.

terle se tumbardeaba ú Roma , pasó una espezíe de Revista á las (ropas de España, que habían ¡do allá, á aulorizar con sus bayonetas los humildes deseos del huma- no Pío. Al nparezerdel Papa, los españo- les soldados se arrodillaron : los Alférezes humillaron, i lendieron porel suelo las ban- deras de España, que; de propósito, i caso pensado, pisó el siervo de los siervos, pa- ra manifestar asi, hollando el estandarte i snuas de Castilla , que el Papa es Dios en /a tierra, i Reí de Reyes. Para dignarse hazeredia operazion, el amable Pió, hubo de rogárselo el Padre Fermín Sánchez Al- caraz, boi Obispo de Cuenca. Eslrrelijio- Ao, te pidió luego al Papa los zapatos, con que había pisado las armas de Ea[)aña , i que eran de tafilete marroquí bordados con cnizes de oro. Estos zapatos los fue- ron luego á visitar i contemplar muchas persoDas : i se los trajo á España frai Fer- mín. El rasgo de humildad del Papa Pío, se refirió , creo , en nuestra Gazeta , i en Iodos ios periódicos. Yo le lei en el He- raldo del 19 de Junio de Í819. En ese mismo aílo , el mismo Pió IX ordenó, que un Conzilio de Prelaiios sabios (entre los ijue se enumera al Padre Fermín ) , inves- tigue el Misterio cíe la Coiizepzion de la

f^irjen , para luego declarar por dogma de Fé, haber sido conzebida sin mancha de pecado oríjinal. Es negozio , que en el siglo XVII , cosió mucha sangre á España, como atestigua Zúñiga en sus Anales de Sevilla: i las ventajas materiales i espiri- tuales que de él recabará, pueden inferir- se del rumbo i adornos con que desde el siglo pasado comenzó á presentarle , la instituzion de la Orden de Carlos III.

Asi , pues , el valor del volumen de Va- lera , tiene , pordesgrazia, todavía su pre* zio: porque los suzesos á él posteriores, corroboran cuanto en él se dize . I recuerde el lector, antes de reprobar las cosas que en el libro le ofendan , lo que se halla en lapáj. 209.

« Cosas son estas (se dize alH) , que ni la pluma honesta debria escrebir^ ni las orejas castas oir. Pero es menester descu- brir las vergüenzas de la Corte Romana^ para que no engañe mas tiempo d España . »

Dos Tratados.

EL PRIMERO ^ ES DEL

Papa y de sa autoridad colegia»

do de su vida y dotrina , y de lo

que los Dolores y Concilios

antiguos y la misma

sagrada Escritura

coscan.

EL SEGTNDp ES DE

la niissa recopilado de los

Dolores y Concilios y

la sagrada Esciilura.

Toda planta, que no plantó mi Padre

celestial, será desarraigada.

Mat.^ xv, 13.

Caída es, Caída es Babylonia, aquella

gran ciudad, porque ella ha dado

á bever á todas las gentes

del Tino de la yra de su

fornicación. A-

poc.,xiv,8.

En casa de Amoldo Hat fi Ido. Año de 1588.

Dos Sonetos bu looi d' está Obba.

Vos, que, hijos de Tros, nefando arrebatar Del Águila admitís, i vos que á retoiar Vais con el Abaddon homizidas besando , Ko venze el Mago aqui, que estáis adulando.

I vos, que alabais, impios, quebrantar, Delante Belzebub profano se encorvar, I iras ovejas ir, como león bramando , No hallaréis aqui, eso que vais buscando.

Blas vos , que hambreáis por pia orthodoxia , Venid , hartaos del qu es verdad , vida i via : Entra por el Verjel deste buen precursor.

Escudriñad el Verbo , i entr'en ti un Rayo Del Sol tres vezes santo el Dios QuitaAlesmayo, Solo Emanuel, tu Padre i Criador.

Iberia, este Ibero aquí ha trabajado. Para que Jehova solo sea Invocado. Catad no rehuséis correczion admitir. Guardaos , como Cain , tarde os arrepentir.

El Pastor Dios con-nos á zclos provocado , Viendo t' enflaquezer quiere so su cayado Apazentarte ya. Abajad por subir: De Gharybdis huyendo á su puerto id surjir.

La casa de tu padre , oh hija de Pharaon, Te conviene olvidar, casaos con el Varón, Que de ti Morenicaes tanto enamorado.

Su yugo es fázil, dize á todos: venid. Que cargados estáis , venid, gustad mi vid. ¿Quién, pues, buscará Estix? quién será tan mal- vado?

P. D. C.

Dos TB4T4D0Sí)

EL PRIMERO ES

DEL PAPA I DE AUTO- RIDAD, COLEJIDO DE

SU TIDA I dotbiha.

EL SEGUNDO ES DE LAl

MISA: EL UNO I EL OTRO RECO-

PILADO DE LO QUE LOS DOCTORES

I COIIZILIOS ANTIGUOS, I LA SAGRADA ESCEITURA ENSEÑAN.

1TE5, UN ENJAMBRE DE LOS FALSOS MI- LAGROS CON QUE MARtA DE LA VISITAZION, PRIORA DE LA ANUNZIADA DE LISBOA, EN- GAÜÓ Á huí muchos : I DE CÓMO FUÉ DESCUBIERTA I CONDENADA.

Revelaiioo, x%ii, i.

í'en^ i mostrarte he la condenazum de la gran Ramera^ la cual está sentada sobre muchas aguas. I vers. 15: Las aguas que fias visto donde la Ramera se sienta^ son pueblos^ com- pañas^ jentes^ i lenguas.

Segunda edizion, augmentada por el mismo Autor.

En casa de Ricardo del Campo. Año de 1599.

epístola

AL CHRISTIANO LECTOR.

KO FUBSS la gran nezesklad que núes-* tra España tiene de saber las vidas de los Papas , para sabiéndolas guardarse dellos i DO hazer caso de su autoridad, que se han contra todo derecho divino i humano toma- do sobre las conszienzias, que Jesu Chrísto, nuestro Rcdemptor , con su muerte i pa- sión ha hecho libres , nunca , Christiano Lector , me hubiera metido en un Labe- rinto tan confuso i escabroso , como es escrebir vidas de Papas. Porque habéis de saber , que aun los mismos Romanistas no concuerdan , ni convienen en el número de los Papas : unos ponen mas , y otros ponen menos. I de aqui viene que tam- poco concuerden cuanto al tiempo que paparon ( séame á mi lizito como de Rei se dize reinar, de Papa dezir papar). Iten , de aquellos mismos que todos con- 6esan haber sido Papas, de algunos dellos unos dizen grandes loores i encomios,

EPiSTOL/l

subiéndolos hasta los zielos , otros dizen desos mismos perrerías , abajándolos has- ta los infiernos. Ejemplo de lo primero: San Gregorio (como dize frai Juan de Pineda, parte tercera, cap. viii, § I , de su Monarchia Eclesiástica) fué Papa LXVI, etc. I no LXIII , que dize Matheo Palmerio: ni LXIV , que dize Panvino , ni LXV que dize Mariano : ni menos UUI , que dize San Antonino: hasta aqui Pineda. Jelasio pri- mero , según Platina , es Papa U , según Panvino es L, i según Jorje Casandro, i Carranza es XUX. Iten , Paulo 11 , según Platina, es CCXX. Carranza lo cuenta por CCXIX, Pero Mejia por CCXVIU, Pan- vino lo cuenta por CCXV , cinco menos que Platina. Conforme á esta cuenta , Sisto V, que hoi, año de 4588, tiraniza en la Igle- sia , seria Papa , según Platina , CCXXXVI, según Carranza, CCXXXV , según Pero Me- jia CCXXXIV, i según Panvino CCXXXI. To- dosestos son autores Papistisiroos: lósanos son Españoles i los otros Italianos. I si mas autores alegásemos , mas desconformidad i contrariedad hallaríamos. Desta di ver-, sidad naze el desorden que hai en el tiempo que algunos Papas paparon. Por- que los que menos Papas cuentan , po-

At CBHISTIABO LECTOB.

nen los años que quilaii á los cuatro, ó cinco Papas , que no cuentan , á oíros Pa- pas. Carranza , en su Siimma Concllio- ntm, hablando de Bonifazio III (este fué ti primer Papn . como se dli-á en su vida), dize estiis palabras: Diversidad hat en- tre los Escritores cuánto tiempo haya Bonifazio terzero sido Papa. Porque de Plalina se colije i|ue haya sido nueve me- Ks: oíros dizen ocho meses i medio: Mros un año i veinte i zinco dias: otrott n año , zinco meses i iH días : otros dí- en que murió habiendo sido Papa 8 leses i 9S dias. Hasta aqui Carranza, mismo podríamos dezir de otros ichos Papas. Por ejemplo de lo se- rBondo pondremos a Libeno, Formoso, I lia oíros muchos que podríamos poner. ' 'A Líberio . i á Formoso los mismos ?&pistas. unos los canonizan. í oíroslos anathemalizan. Platina dize que Líberio foé Arriano. Panvíno dize que fué santo. Leed su vida que de diversos autores recopilamos. Cuanto á Formoso . Es- (héphano seslo , 6 séptimo lo condenó: también lo condenó el Conzilio que se tuvo en tiempo desle Esléphano. Mas Romano, suzesor do Esléphano.

EPÍSTOLA

i Theodoro i Juan X, ó IX, condenaron á Estéphano « i jastiBcaron á Formoso : i no solamente hizieron esto , estos tres Papas , mas aun un Conzílio de 74 Obis- pos, que se tuvo en tiempo de Juan X, hizo lo mismo. Mas con todo esto , Serjío, la terzera vez que fué Papa , tomó la parte de Estéphano contra Formóse, con- denando lo que tres Papas i el Conzilio habia hecho , i fué cruelistmo contra el cuerpo de Formóse, desenterrándolo, i haziéndole lo que en su vida contaremos. Leed, Christiano Lector, sus vidas , ve- réis perros que se despedazan i comen los unos á los otros : Veréis no hombres, sino Diablos encarnados. Habéis también de advertir , que en algunos nombres de Papas hai gran desconformidad : al último Papa, Juan Platina lo llama vizésimo cuarto i 21 4 en orden : Carranza lo llama vizésimo cuarto , pero 213 en orden. Pero Mejia lo llama vizésimo cuarto, Panvino lleva otro camino , llámalo vi* zésimo segundo, dicho vizésimo terzero, I dize que es 209 en orden. Desta ma- nera quita del catálogo zinco Papas , de los cuales los dos son Juanes : i es también de notar , que desdo Juan

epístola

por malas artes, en^ño, fuerza, dádivas, ó promesas fueron hechos Papas: á los tales los Conzilios i Decretos de los mis- mos Papas no los tienen por Papas. Léase lo que el Conzilio Lateranense, que se tuvo en tiempo de Nicolao se- gundo, ordenó tocante á esto: i asi ma- chos no tienen por Papa á Constantino segundo : el cual siendo laico , i sin nin- gunas órdenes , se hizo por fuerza Papa. Si este Decreto se guardase , ni Silvestre segundo, el gran encantador , ni Bonifazio octavo , ni Gregorio séptimo , ni una grande infinidad de Papas , que por ma- las artes , etc. , se han hecho Papas , ha- bian de nombrarse Papas. I asi mui pocos quedarían en el catálogo de los Papas. La terzera razón por qué algunos no son contados por Papas es , que ya que fueron canónicamente elejidos , pcró durante su papado fueron abominables ó en vida, ó en doctrina : ó en vida i doctrina jun— tamente. Por esta causa algunos no cuentan á Lando. Leed su vida. Por la misma causa algunos no cuentan á Juan octavo , puta antes de ser Papa , i siendo Papa. Si esta razón valiese , mui pocos serian contados por Papas. Porque to-

I

ál christiaho lector. dos los Papas en jeneral desde Bonifa- xio lerzero , hasta Sislo quinto , que hoi tíraoiza, bao sido , ó en vida , ó en doctrn u malos. Asi no se liebria contar Boni- fczio octavo, de quien todos dizen , qtie entró como Zorra , vivió como León , i Borió como Can , ó Perro. I no fué ¿I solo d que hizo esto; muchos compañeros ha tenido. Estas son las causas por qué al- gunos cuentan menos Papas que otros , i este quitar de Papas se hallará en estos nombres. Esléphuno, Juan, Clemente, fienedílo, Constunzio . Félix. No haí de Reyes , de Emperadores, inseChrístianos, Paganos, Judíos, Tur- , ó Sziías , ó de cuales— quiera otras naziones . tan confusa, i tan diversamente wcritas, como las vidas de los Papas. 1 lo que es mas de marabitlar , escritas, impresas , i aprobados por sus mismos Papistas. Párese que el Espiritu santo ha echado de propóslilo esta confusión en el cscrebir sus vidas. Porque siendo los I^pas, Reyes i Señores de Roma, i Ro- ma (como San Jerónimo , Petrarca, Laorenzio Valla , i otros muchos di- len ) es Babilonia , i Babilonia quiere dezir Confusión , todo cuanto loa Pa-

epístola

pas han hecho, hazen i harán , es ! será confusión : i asi ningún orden se podrá tener en contarlo. I con qué mas proprio nombre que de Babilonia , ó Confusión, se puede llamar aquella Iglesia, en la cual de tal manera se ora i canta en lenguaje confuso i peregrino , que uno no entiende á otro : i aun lo que peor es, muí muchas vezes el mismo que ora , ó canta , no entiende lo que se dize. oe, querido, amigo Lector , avisar desta con-« fusión , para que si en un autor leyerdes: El Papa Juan XXIV fué depuesto en el Con- zilio Gonstanziense por las grandes bella- querías, i herejías que en su presenzia , i en su cara se le probaron , i otros digan esto haber acontezidoal Papa Juan XXUI, i otros al Papa Juan XXII, no os maraUlleis: porque estos tres Juanes XXII, XXIII, XXIV son un mismo Juan Papa. Cuanto á las con- currenzias que pongo de los Reyes de España con los Papas , he seguido á Don Alonso de Carthajena , Obispo de Burgos, en su historia Latina de los Reyes de España, que llamó AnacephalflBosis , quie» re dezir , Recapitulazion. El intento i motivo que me ha movido á escribir estos dos Tratados del Papa , i de la Misa, no

AL CHRISniHO LeCTOR. ha BÍdo otro ninguno, sino un gran de- seo que tengo de que los de mi nazion gozeii de las mismas misericordias , que el Señor ha hecho en estos últimos tiem- pos á muchas nazionesde la Europa, dán- doles liberlud de cnnszienzia (i esto , no para rienda suelta servir á las concupis- zenzias de la carne: sino para en espíritu i en verdad servir al Dios viviente, al cual servir es reinar). Duélome mui mucho, que mi nazion, á la cual el Señor Dios ha dado tanto injenio, habilidad i entendi- miento para las cosas del mundo (lo cual las otras nazioncs no lo pueden negar), en las cosas de Dios, en las cosas , que le va la salud de sus ánimas . ó ir al zielo . ó ir al infierno , sea tan tonta i tan ziegii . que se deje llevar por la nariz, que se deje go- bernar, atropellar i tiranizar del Papa, del hombre de pecado , del hijo de perdizion, del Antechrislo, que está sen- tado en el templo de Dios como Dios, ha- ziéndose parezer Dios: i lo demás que San Pablo, I),Theí>., it,dize: Todo cuanto mal tienen los Españoles les viene de una falsa persuasión que han conzebidode la auto- ridad del Pa[>a. Creen el Papa sersuzesor de S. Pedro, ser Vicario de Chrislo , ser

EPÍSTOLA

Dios en la tierra. Creen que iodo cnanto el Papa ha2e en la tierra , Dios lo haze en el zielo : i que todo cuanto el Papa des— haze en la tierra, Dios lo deshaze en el zielo. Este primer Tratado servirá de des- engañarlos : mostrará mai palpable i evi- dentemente el Papa no sersuzesor de San Pedro, sino de Jadas, no ser Vicario de Christo, sino de Satanás (al cual la Escri- tura santa llama Prínzipe deste mundo i dios deste siglo), i que por tanto no debe- mos obedezer al Papa, ni hazer mas caso del, ni de lo que mandare » que hazemos de lo que nuestros mortales enemigos nos mandan. La voluntad de mi corazón, i mi orazion á Dios es por mi nazion para que sean salvos: para que su Majestad los libre de la potestad de las tinieblas, i los tras— pase en el reino de su amado Hijo. Querría, si pudiese, en alguna manera pro- vocar á mi nazion; querría que tuviesen ana santa envidia á las otras naziones. ¿Por qué ellas, i no los Españoles, han de leer , i oir en su propria lengua la palabra de Dios, como está escrita en la santa Bi- blia? ¿Porqué ellas, i no los Españoles, han de rezebir los santos Sacramentos con la simplizidad , qoe Jesu Christo los ínsU-

I

íl cbristuno lector. luyó, i zclebi'o.con lu cual mandó á su Iglesiii que losadminislrase, sin nínguníis invenziones humanas, supersiiziones , n ídoIatrias?Estc(estiinon¡o doide mi nazion, que tienen zelo de Dios : i asi mui po- cos Españoles veréis . que sean atheistas, que sean sin ninguna relijion. Pero esle su telo QO es según szienzia: porque no es rejido por la palabra de Dios : sino por lo que manda el Anlechristo de Roma : el cual les ha quitado i prohibido la lezion de la sagrada Escritura, Porque sabe mui bien el Aniechrislo, que si los Españoles la leyesen, luego ellos caerían en la cuenLa. i conozerían la abominable vida de los Papas, i su impía dotrina: i así los dejarían i delcstarian. I si España dejase una vez al Papa , el Pupa se contaría ( como dizen } con los oleados ; con los desahuziados, de quien no se tiene esperanza ninguna de TÍvir. Oh quien , pluguiese á Dios , ya viese esle día. I si el Papa cayese, lue- go al momcnlo caería la Misa , i toda la demás idolatría, que el Papa se hu in- ventado. Esta es la causa porqué nuestros contrarios pelean tanto por entretener i mantener la autoridad del Papa. Por- que saben mui Líen , que caído el Papa,

epístola

toda la relijion papisiica de nezesidad ha de caer por tierra. Esto entendía muí bien Pedro de la Fuente Fonlidonio, como otros lo llaman) , Theólogo de Sevilla , el cual en un sermón , que hizo en el Conzi- lio Tridentino , último día de Setiembre, hizo una gran invectiva contra los Protes- tantes, llamándolos Herejes , diziendo que querían derrocar las dos colunas de la Iglesia : conviene á saber, al sacrifizio de la Misa, i al Papa. Dezia mas este Theólo- go, que el Conzilio debía emplear todas sus fuerzas en sustentarlas , i tenerlas fir- mes i en pié. Dezia que la coluna de la sede papal , siendo derribada, que toda la Iglesia caería por tierra. La razón que da- ba , era , porque los funerales i obsequias de la Iglesia van conjuntas i acompaña*- das con las del Papa. Dezia, que no haí cosa que los adversarios procuren mas de propósito deliberado hazer, que arruinar al Papa, etc. Caído han nuestros contra- rios en la cuenta. I esta es la causa por qué mantienen i adoran (i muchos dellos lo hazen contra sus conszienzias) al Papa, por mas abominable, impio, i atheista que sea. Suplico á su Majestad , envíe al ver- dadero Samson , que es Chrísto, el cual de

II. CHRISTIANO LECTOB.

un rempujón derrueque del todo esl.-is (los colunas , i asi la casa de Dagon caiga toda por tierra, Jttezes, xvi, 29. Ziertoqiip si el Papa i su Misa fuesen colunas editícíi— das sobre la Roca , sobre la Piedra funila- menlal Chrislo, que ni las puertas del infierno, ni todo cuanto los hombres se po- drían imajinar , nunCH prevalezerian con- tra ellas. Pero por no ser edificadas sobre este firme fundamento, sino anles sobre invenziones humanas, fázilmente cual- quiera cosita . que lleve alguna razón , las baze bambanear. La cosa, que totalmente las echa por tierra , es la palabra de Dios: como con la ayuda del Señor , se verá en estos dos Tratados. Espero que su Majes- tad, cuya causa aquí mantenemos, sacara algan fruto deste mi trabajo. A él lo en- cargo. Porque, como dize su Apóstol, I.Corínthios, iii, 7, Ni el que planta es algo, ni el que riega : sino Dios , que da el crezimiento. Su causa es : á él se !a enco- miendo. Lo que en el entretanto, Christia- no Lector , os suplico , por lo que debéis á Dios, que os crió, i por lo que debéis á la salud devuestra ánima (la cual si perdis- sedes , qué os aprovecharía , si hubiésedes

IM

EPÍSTOLA AL CHRISTIANO LBCTOl.

ganado todo el mundo) , que leáis , consi- deréis i peséis las razones que en estos dos Tratados damos para confirmar lo que deziroos : i veáis cuál conforma mas con la palabra de Dios, con lo que los docto* res i Conzilios antiguos, i aun con la ra- zón natural: lo que nosotros dezimos, ó lo que nuestros contrarios dizen. El Santo i verdadero, que tiene la llave de David, que abre , i ninguno zierra : que zierra , i nin- guno abre, os abra la puerta, para que po- dáis considerar i adorar su santa Lei. fil sea siempre con vos. Amen. A 15 de Ju- nio de 1588.

Fuestro mui afizionado heríHano en el Señor.

C. D. V.

TRATADO PRIMERO

DEL PAPA T DE 8D ADTOHIDAD.

í idolairia ((¡ue es dar )a lionra, cullo i servi- idoiiu lio que á solo Dios se debe , á la criatura , s^ase buena ó mala, santaó profana), csel mas enorme pecado de cuantos liai, i de cuantos se pueden imajinar. Porque el idiólatra, derecha í raaníBesta- mente, como traidor que es i su Dios , que lo crió, oomete crimen de lesa majestad contra su Dios. Procura el idólatra , cuanto en si es , echar á Dios de su trono , I colocar en él aquello que él adora, «mqne sea obra de sus manos. Por ser este , tan grate pecado. Dios lo lia castigado muí rígu- iDnmenle: como Temos que castígú á los Israe- groit. Utas qaando hizieron el bezerro. Por lo cual el "■' ^' Señor losqueriaá todos destruir, si no fuera por "* Mmsea , que fue muí buen terzero. Pero con to- do eilo, murieron á cuchillo en aquel día como tres mil hombres. I es de notar que ni Asron, ni los Israelitas no eran tan tontos, ni fan locos qne pensasen el bezerro , que ellos hablan hecho, ser *u Dios. Lo que pensaban , era , que la honra que liazian al bezerro, la hazian á Dios. I asi jUron cuando vldo el bezerro, edifícú un altar delante del, I pregoR<3 dizíendo: Mañana «crú

S DEL PAPA

fiesta á lehova. Esto dezia por la represen tazion de Dios, que él y los demás pensaban que se ha- zla en el bezerro. Esta manera de idolatría, el pueblo de Israel había tísIo en Ejiplo. Porque La causa por- los Ejipzios , demás de otras iníinilas cosas,

??«J?« -i'iSlíí!" adoraban la figura de Apis , que también se Uama- aaoran el oeser- ,„ ° ij l-ai.

ro. Da Serapis, que era nombre de un buei. Aplican

pues los Israelitas á su relijion la manera de cul- to que hablan visto en Ejipto. Queriendo los Is- raelitas tener cosas visibles que adorasen , que les representasen á Dios , hizieron de propósito deliberado un bezerro de fundizion ; como se lee Exod. xxxu. , 4. 1 (Aaron) formólo con buril, i hizo dello [un] bezerro de fundizion , i dijeron: Israel , estos [son] tus dioses , que te sacaron de tierra de Ejipto , etc. Lo mismo dize Dios , que- jándose del pueblo, á Moisen verso, 8. I David Psal. Gvi., 19. Hizieron, dize, el bezerro en Horeb : i encorváronse á un vaziadizo : I troca- ron su gloria por la imájen de un buei que come I, Béyett xu, yerba. I leroboan renovando esta idolatría hizo

^"* dos bczerros de oro, al uno puso en Bethel, i al

otro en Dan. I dijo, como sus antepasados lo

habían dicho en el desierto : Estos son tus dioses,

que te sacaron , ect. I no es de creer (como ya d¡-

Exod,t xxxii, j¡mos),que Aaron, ni los Israelitas, ni leroboan

^ después , ni su pueblo , hayan sido tan insensatos,

que pensasen el bezerro ó bezerros , que ellos mismos habían poco antes hecho con sus manos, ser Dios, cuyo ser es ab eterno. Lo que pensaban era , que Dios, que los habia sacado de Ejipto re- presentándose en aquel bezerro, le infundía una